¿Qué estas buscando? Hoteles, Ocio...
hola@sonrietravel.com
(34) 958 59 86 96 Contacto

Qué hacer en Navarra, Sonríe Travel

Sonrie travel viajes de lujo

La Comunidad Foral combina historia y naturaleza, con una gran diversidad cultural (influencia vasca en la zona norte) y una gastronomía increíble, donde destacan sus vinos, los quesos de las zonas montañosas y el gran almacén de verduras que ofrece la Ribera navarra, la zona baja situada junto al Río Ebro.

Pero Navarra también es una comunidad llena de hitos turísticos: Pamplona, el camino de Santiago, el castillo de Olite, las bardenas… Si estás pensando viajar a Navarra, en Sonríe Travel queremos que descubras algunas cosas qué hacer y qué ver en Navarra.

Qué hacer en Navarra, Sonríe Travel

1. Visitar la Selva de Irati

Empezamos por la zona norte, con uno de los platos fuertes de la Comunidad Foral de Navarra: la Selva de Irati, un inmenso bosque que se reparte también con la zona sur de Francia. Con sus 17.195 hectáreas, junto a la frontera francesa, es el bosques más extenso de Europa, tras la Selva Negra alemana.

Un espectacular paisaje que debes disfrutar en cualquier momento del año pero que luce especialmente tras explotar la primavera y con la llegada del otoño. Las laderas de los valles de Aezkoa y Salazar están cubiertas por una capa de hayedos y abetos que los envuelve y protege como un manto. La madera utilizada para construir el palacio de Olite, la catedral de Tudela o los mástiles de la Armada proviene de este bosque.

En el corazón de esa magnífica selva se encuentra el embalse de Irabia o la ermita de la Virgen de las Nieves, dos referencias inevitables para todo senderista, así como la estación megalítica de Azpegui, una círculo de piedras funerarias, o la torre romana de Urkulo, que pudo ser levantada para conmemorar la incorporación de la Galia e Hispania al Imperio romano.

Si visitas la zona, recuerda que puedes aprovechar para visitar Roncesvalles, considerado como el punto de salida del Camino de Santiago.

2. Una parada en Roncesvalles

En Roncesvalles no hay nada nuevo, todo gira en torno al pasado. Desde la gran gesta de Roland y su olifante de marfil salvando al ejército de Carlomagno, hasta la casi milenaria puerta de entrada de los peregrinos que se dirigían a Santiago desde cualquier punto de Europa.

Roncesvalles nació en lo alto de los Pirineos allá por el siglo XI como monasterio encargado de ayudar a los viajeros y peregrinos que cruzaban por el paso de Ibañeta. Pronto se convirtió en uno de los más ricos y desprendidos hospitales de la vía jacobea. Su iglesia, reconstruida en 1400 después de un incendio, está considerada uno de los primeros templos góticos de España.

El antiguo hospital, hoy albergue de peregrinos, y la Casa de los Beneficiados, trasformada en un adecentado hotel, siguen dominando el paisaje. Entre la niebla sempiterna, el tiempo se detiene como la imagen de un cuadro.

3. Ruta por el Valle de Baztán

El Baztán es la navarra montañosa de perfecta estampa. Un lugar bucólico donde todo parece haber sido creado bajo un patrón estético. La nacional 121, que se dirige a Francia, hace de cordón umbilical entre los pueblos del Baztán. De Elizondo a Bozate, de Bozate a Erratzu, de allí a Zugarramurdi…

Antes de llegar a Elizondo, hay que detenerse en Arizkun, donde se encuentra el Parque/Museo de Santxotena, un original artista de la madera que expone sus obras frente a Bozate, el último refugio de los ‘agotes’, una etnia maldita a la que se siente orgulloso de pertenecer.

Los 8.000 habitantes del valle son ‘hidalgos’ por derecho de nacimiento, privilegio concedido por el Sancho el Fuerte en el siglo XIII, tras vencer en la Batalla de las Navas de Tolosa con la inestimable ayuda de los caballeros baztaneses. El señorío de sus pueblos, las grandes casas de piedra cubiertas de flores, los famosos quesos de Idiazábal o el excelente chocolate de Elizondo son otros tantos atractivos para disfrutar de este singular valle que, no sin razón, ha sido considerado como la Suiza navarra.

La capital del Baztán es Elizondo, que pese a su tamaño conserva el encanto de las casonas tradicionales navarras, las calles empedradas y un ambiente tranquilo y reposado de aldea.

4. Conocer Pamplona

Por supuesto que si visitas Navarra tienes que hacer una parada en Pamplona. Afortunadamente no es muy grande y podrás ver el centro en pocas horas. Lo imprescindible en Pamplona es recorrer su casco antiguo, ver la plaza del ayuntamiento, Plaza del Castillo, Catedral de Pamplona, ver las vistas sobre el Río Arga y terminar tomando algo en la Calle Estafeta.

En un pequeño paseo de diez minutos estarás ante Baluarte y podrás conocer La Ciudadela y la muralla y los jardines de La Taconera. Si aún te sobra tiempo puedes pasear por el Parque Yamaguchi (dedicado a la ciudad japonesa, hermanada con Pamplona, y diseñado por paisajistas nipones como un homenaje a las cuatro estaciones) o subir hasta el Fuerte San Cristóbal para conocer mejor parte de la historia de la ciudad y para tener unas buenas vistas sobre la ciudad.

5. Descubre el Castillo de Olite

Situado en un pequeño cerro junto a la margen derecha del río Cidacos, Olite fue originalmente una fortaleza en tierras llanas. Carlos III de Navarra, que había pasado parte de su infancia allí, decidió a finales del siglo XIV construir un castillo/palacio para su mujer.

Se trata del más importante edificio de arquitectura civil gótica del reino de Navarra. Erizado de torres dispares, patios y modernas estancias, su recorrido deja a todo el mundo con la boca abierta. Si bien la mayor parte de lo que se ve es resultado de una fiel reconstrucción, las palabras de un viajero alemán que lo visitó en el siglo XV dejan bien a las claras la grandeza de lo que era:

«No hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso, de tantas habitaciones doradas. Vilo muy bien. Nadie podría imaginas cuan magnífico y suntuoso es dicho palacio».

La lista es interminable, pero estos son algunos de los mejores lugares que visitar en navarra. Nos quedan muchos en el tintero pero te dejamos que los descubras y lo descubras por ti mismo. ¿Quieres conocer la magia de Navarra?

Sonríe Travel es tu Travel Angelnuestro staff organiza experiencias personalizadas atendiendo a peticiones exclusivas y únicas allá donde viajes. Desde el trasporte, el hotel, la comida o los lugares que quieres visitar. ¿Quieres que en tu coche privado haya champagne de una marca en concreto? O tal vez quieres que en tu habitación haya whisky premium. Recuerda: con Sonríe Travel tus deseos se hacen realidad, solo tienes que pedirlo.

Las experiencias deben ser únicas, personales, deben ser tuyas, deben dejarte una sonrisa, por eso se elige Sonríe Travel. Cada viaje, estancia, experiencia, deben ser tus mayores sonrisas.

Contacta con nosotros.

Email: hola@sonrietravel.com                                       Teléfono: (34) 958 59 86 96 

Sobre el Autor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies